Cine y TV

Disney rompe con Netflix pero que no cunda el pánico

Habréis oído con total seguridad la noticia del día: Disney rompe con Netflix. Si os habéis alarmado, no os preocupéis. No ha sido para tanto. Es cierto que las películas de la factoría de animación desaparecerán del servicio, pero en Estados Unidos. En el resto de países podremos seguir disfrutando de ellas sin ningún problema.

De hecho, los americanos también podrán seguir disfrutando de sus películas hasta el 2019. Aunque no se estrenará ningún filme posterior al 2018. Asimismo, como bien habéis podido leer, será el fin de las películas producidas directamente por Disney. No se conoce, por el momento, si esto ocurrirá con las de Marvel Studios o Lucasfilm. No obstante, en nuestro país no ha habido rastro de la lejana galaxia en ningún momento.

Por supuesto, lo que no cambiará es el acuerdo alcanzado por Netflix para utilizar varios de los personajes de Marvel. No sufráis, Los Defensores seguirán estando en el servicio. Y todos sus protagonistas: Daredevil, Luke Cage, Jessica Jones y Iron Fist. Incluso The Punisher y el resto.

Disney rompe con Netflix en EE.UU.

El motivo del fin del acuerdo entre Netflix y Disney en Estados Unidos se debe al interés de la casa del ratón Mickey en lanzar su propio servicio de vídeo bajo demanda. En él se podrán ver todos sus clásicos y por ese motivo terminarán de aparecer en el catálogo de Netflix.

La fecha de lanzamiento del nuevo servicio se producirá con casi total seguridad en los últimos meses de 2018, por ese motivo Netflix podrá seguir con las películas de Disney. Tampoco se ha explicado el futuro de las series de ABC como Agents of SHIELD, que también se encuentran en la plataforma.

En España no hay planes de llegada del servicio de Disney. Netflix permanecerá hasta nueva orden con todo el catálogo de Disney. Por lo tanto, para nosotros, no hay que volvernos locos: el fin del acuerdo no nos afecta para nada.

Previous post

4K en el Apple TV: ¿más vale tarde que nunca?

Next post

Samsung en crisis: recorta un 15 % la producción de sus televisores