Accesorios

Llega el nuevo canon digital, ¿es tan grave para nuestros bolsillos?

Hoy es el día señalado para la entrada en nuestro país del nuevo canon digital. Este nuevo impuesto gravará el precio de los dispositivos electrónicos con capacidad de albergar copias de obras con copyright, como películas o videojuegos.

Los lectores de Trendy TV quizá estén interesados en conocer si sus bolsillos van a ser afectados ante el nuevo canon y, sobre todo, si va a ser muy grave.

Los dispositivos señalados son de lo más variopinto. Obviamente destacan entre todos ellos son los consabidos discos compactos, CD, DVD y Bluray, y las tarjetas de memoria que podemos usar en nuestros reproductores, móviles o tabletas, que por cierto, también entran dentro del lote. Además, los discos duros externos (e internos), que normalmente usamos para ampliar la capacidad de consolas o de nuestras televisiones inteligentes, están en la lista.

Visto lo relatado en el anterior punto, ¿nos va a afectar? Evidentemente, la respuesta es afirmativa. Aunque, al menos, no será de una manera excesivamente virulenta. Todo lo contrario.

Independientemente de batalles legales y de usuarios contra las leyes, el canon aplicado a partir del día de hoy, 1 de agosto de 2017, no será especialmente alto. No afectará tanto a nuestros bolsillos. Por ejemplo, los teléfonos móviles tendrán un sobrecoste de 1,10 euros. Quizá en los modelos básicos se note algo más, pero en los modelos de gama media y alta la subida apenas se notará.

Las tablets tendrán una subida algo superior, por el mayor tamaño de sus pantallas. En este caso, un iPad de Apple o cualquier dispositivo con Android pasará a costar 3,15 euros más por unidad. No obstante, en los discos duros, ya sean los clásicos o los SSD, el canon ya comienza a tener otro rostro, algo menos amable. Ampliar la capacidad de nuestros dispositivos nos costará 12 euros más por unidad.

Los discos ópticos, los más perjudicados por el nuevo canon digital

Un caso similar a los discos duros es el de los discos ópticos y las grabadoras de CD y DVD. En los ‘tostadores’ la subida no será alta, 0,60 y 3,40 euros, CD y DVD. El canon, como casi siempre, será más agresivo en los discos vírgenes. Los CD costarán 0,17 euros más. Mientras que los DVD, 0,44 euros. Los regrabables también incrementan su precio: 0,22 y 0,60, respectivamente.

La buena noticia para nuestros bolsillos es que son los fabricantes, supuestamente, los que tienen que hacerse cargo. Son ellos los que tienen pagar a los autores la compensación. No obstante, la experiencia nos hace estar siempre atentos a lo que marca la etiqueta de precio en las tiendas.

Previous post

Los mejores proyectores para montarte un cine de verano en casa

Next post

Plex Live TV amenaza la supremacía de la televisión tradicional