Cine y TVTech TV

¿Qué es una pantalla 4K, una FullHD y una HD?

Si nos dan a elegir entre una pantalla 4K, una FullHD y una HD, es que nos conocen muy poco. Más que nada, porque las diferencias entran en el terreno de la calidad, el precio y las ganas que tengamos de sentarnos frente al aparato en cuestión. ¿Por qué hablamos de pantallas y no de televisores? Porque estos términos afectan también a proyectores o tablets, por ejemplo. Pero, vamos por partes y veamos qué nos quieren vender esta vez.

Una pantalla 4K, cuando lo leemos en la publicidad de las tiendas, se refiere a la resolución. Y esto no es otra cosa que una medida con la que demostrar el nivel de detalle que alcanza un dispositivo. Es decir, tengamos en cuenta que las imágenes mostradas están formadas por puntos diminutos. Esto sucede en televisores, el cine digital, las cámaras de fotos y, prácticamente, cualquier imagen que choca contra nuestras retinas. Para comprobarlo solo hay que acercarse a la superficie o, mejor aún, hacerlo con una lupa. La primera vez que se hace este experimento tan sencillo es todo un espectáculo. Pero podemos complicar más las cosas, en cuanto comprendemos qué es una pantalla 4K y lo poco que va a significar en nuestras vidas.

De la tele de tubo a la pantalla 4K y más allá

Empecemos por los televisores de hace unas décadas, los de «culo» que llamábamos. Aunque el término tubo de rayos catódicos (CRT) es más acertado. Estos, a mediados de los 1990, solían tener unos 720 puntos por fila horizontal y 480 en vertical. Aunque se acostumbraba a hablar de líneas. Si multiplicamos estas dos cifras nos da 345.600 puntos, que daban forma a películas, noticiarios y algún concurso de Jordi Hurtado.

Si tomamos como medida esos, casi 500 puntos verticales, podemos hablar de televisores con resolución 0,5K. Porque no llegaban al millar, ni se acercaban. Pero, todavía en la época de las pantallas CRT empezaron a llegar modelos, raros, que ofrecían 1.280 por 720 puntos de resolución. Un estándar que adoptaron los primeros televisores llamados HD o de Alta Resolución. La evolución está clara y el boom llegó con las pantallas planas que usaban tecnología TFT (Thin Film Transistor). ¿Tenemos ya suficientes términos para jugar?

Proporciones para ver qué es una pantalla 4K.

Proporciones para ver qué es una pantalla 4K.

Una pantalla HD viene a ser cualquiera con, al menos, 720 puntos por fila vertical. Cada uno de estos, en una pantalla, se llama píxel. Una abreviatura deformada del término Picture Element, en inglés, o elemento de la imagen. Pero, como los años sirven para mejorar todo aquello con tendencia a enchufarse a la pared, lo de HD se quedó corto en poco tiempo. De ahí que pasáramos a FullHD.

Con una pantalla FullHD y, por extensión, cualquier fuente de imágenes que le conectemos, nos referimos a algo que ofrece 1.080 píxeles por fila vertical. Aquí nace la conocida norma de los 1080p, que tantos quebraderos de cabeza causa a los equipos de marketing de Xbox One y PlayStation 4. Consolas que han nacido en un mundo donde la práctica totalidad de los televisores que se venden soportan, de forma nativa, al menos esa resolución de 1.080 píxeles verticales por 1.920 horizontales. Una que aún resulta difícil de rellenar cuando se trata de videojuegos en consolas.

El efímero momento de las pantallas 4K

Al referirnos a pantallas 1.920 x 1.080 podríamos redondear y llamarlas 2K. Pero esto no se ha generalizado y las llamamos FullHD. Al contrario, cuando vemos monitores o televisores que ofrecen algo mejor en resolución, sí seguimos esa norma. Con las pantallas 4K que acaban de ponerse de moda. Eso sí, a la espera de las 8K, que ya se comercializan a precios acordes con la novedad.

Un televisor 4K debería ofrecer una resolución de 4,096 x 2,160 puntos. Esta viene del estándar usado en cine, ya superado. Sin embargo, en el mercado de consumo se ha adoptado algo inferior, 3840 x 2160 píxeles. Una diferencia mínima, que afecta un poco a las proporciones de las pantallas, más que a la calidad. Aunque también influye en que veamos mensajes publicitarios que se refieren a televisores Ultra HD, en lugar de pantallas 4K. Es como si el marketing tuviera remordimientos a la hora de redondear las cifras, a la baja esta vez.

Para resumir todo lo anterior, ¿qué es una pantalla 4K, una FullHD y una HD? Pues distintas formas de identificar algo muy popular en nuestras vidas. Una escala que no tiene pinta de parar en su crecimiento y que nos hace ver, en primera persona, cómo ha evolucionado un sector en pocas décadas.

Previous post

RAY, un atractivo mando a distancia Android multifuncional

Next post

Facebook comienza a desarrollar para Oculus Rift